En El Límite Blog

Chinchilla y su pensamiento lineal.

junio 15th, 2013 · No Comments · Política

Siguiendo un poco con el tema de las soluciones simplistas de los ticos, del pensamiento cuadrado, de no ver más allá de las narices, la política costarricense está plagada de esto, casi como enfermedad contagiosa, abunda entonces el comentario insulso, populachero, cajonero, de salirse por la tangente para quedar bien con todos. Para muestra reciente la presidenta Laura Chinchilla con motivo del gran atraso en la adjudicación de la nueva carretera en Santa Cruz, criticó a las empresas constructoras por acudir a las “apelaciones constantes” y alegó también una “burocracia amarrada por una legislación absurda”.  Lo que es un problema complejo, que normalmente requeriría varias medidas, y darle un tratamiento de fondo, Chinchilla lo reduce a dos causas y curiosamente ajenas a su responsabilidad.

 

Veamos su argumento, las empresas que apelan están en todo su derecho de defender sus intereses, si le dan la posibilidad lo van hacer, sus abogados están casi en la obligación de hacerlo, sería iluso pensar que no van a hacerlo, excepto que el marco legal no se los permita o fomente. Juzgar entonces la actitud de las empresas es hablar por hablar, es un hecho que indirectamente lo está provocando el mismo Estado, y que por tanto es cómplice de este comportamiento.

 

En cuanto a la legislación y burocracia, cuando la presidenta Chinchilla asumió su mandato esté problema ya existía, no diga que no sabía que desde hace mucho tiempo existía una legislación complaciente, funcionarios poco eficientes, atrasos por aquí y por allá, y que ha hecho su gobierno para resolver el problema: nada. No sólo ignora puntos importantes del problema sino que descarga su responsabilidad lavándose las manos en un gesto poco ético.

 

Hay soluciones alternas al problema: acortar plazos de apelación, especializar funcionarios en el tema, limitar apelaciones al mínimo, reformar Contraloría, digitalizar y agilizar procedimientos, multas por apelaciones infundadas, cambiar legislación de expropiaciones, hacer la obra el propio gobierno, fideicomisos, tal vez todas estas y otras decisiones conjuntas. Y no le atribuyan las culpas al Congreso, ya que si el gobierno tiene un planteamiento claro en un tema, hay una gran posibilidad de que encuentre apoyo en la Asamblea.  Lo grave es  los últimos gobiernos de este país se han caracterizado por la falta de buenas ideas, y si han existido no se han comunicado y desarrollado en forma correcta.

 

Hay muchas formas modernas de hacer política y más eficientes, para muestra un botón: las políticas del Alcalde del municipio central de Brasil en cuanto transporte público y ataque de las drogas en las favelas, la construcción de centros de educación y entretenimiento con alta tecnología en barrios pobres en Colombia, Mujica propuso recientemente que una empresa local financie una escuela “porque no es suficiente con los impuestos”, interesante, no vayamos muy allá, si les da pereza pensar, por lo menos vean TED Latinoamérica o se informen de lo que pasa en otras naciones para que tomen algunas ideas.

 

Mientras los políticos piensen que todo lo solucionan con propuestas de más burocracia y más impuestos andamos por mal camino (y el señor Araya no pinta que se salga del saco). A la vez la sociedad debería buscar formas mas renovadas, para hacer que los políticos no nos engañen y nos metan gato por liebre, haciendo que su voto cuente en forma más efectiva.  Por ejemplo, pedir a los candidatos una lista de los proyectos de ley que van a proponer en su primer año de gobierno y un compromiso público para promoverlos.  Se evitan así sorpresas desagradables, se tiene una idea clara del tipo de gobierno entrante y se evita mucha retórica barata e insulsa de la que todos estamos cansados.

pensamiento lineal

Tags: